Buscar

El sueño



Los animales superiores, entre ellos el ser humano (y muchos inferiores) se han evolutivamente sincronizado con la rotación del planeta en el que vivimos.


La duración de esta rotación y sus ciclos día y noche, luz y oscuridad son acompañados por los ciclos despierto (activo) y dormido (inactivo).


Sin embargo durante esta inactividad nocturna del ser humano (ya que otros animales son más activos durante la noche), se llevan a cabo muchos procesos, sobre todo de índole neurológica, pero indudablemente de muchos otros aspectos.


Es durante el sueño el período durante el que el cerebro descansa, se abastece de energía para funcionar durante el estado de alerta manifestándolo con cambio en las ondas electromagnéticas que emite.


El cerebro funciona adecuadamente durante el día en varios mecanismos que pueden ser afectados si el sueño no es de buena calidad o si, siendo de buena calidad, no dura lo suficiente. Algunos de los mecanismos mentales son:

– Memoria

– Razonamiento

– Atención

– Estado de humor


Todo lo anterior influye en la afectividad, en las emociones y por lo tanto en la calidad de vida y en última instancia, en la felicidad.

Ahora, ¿Qué es el sueño y qué es dormir bien?


El sueño es un estado de semi-inconciencia en el cual sólo se es receptivo a ciertos estímulos pero no a la mayoría que sí percibimos en estado de alerta (por lo menos en un plano conciente).

Los estímulos pueden ser externos e internos. Así, el sonido del propio nombre es más probable que despierte a una persona que duerme, que otros sonidos, y el llanto de su hijo es más probable que despierte a una madre que duerme, que el llanto de otro niño.

Durante el sueño profundo se dan unos períodos cortos caracterizados por movimientos oculares rápidos (MOR), durante los cuales cambian las ondas cerebrales, baja el tono muscular, baja la temperatura y baja la profundidad de la respiración.

Es durante estos períodos MOR durante los cuales descansa más el cerebro y se requieren 4 o 5 de estos periodos para su óptimo descanso, lográndose en unas 5 a 8 horas de sueño de buena calidad (sobre todo en el último tercio del sueño es donde se dan estos períodos MOR más largos.


Si el sueño no es bueno por alguna causa, por ejemplo, malestar estomacal, ruidos externos, posiciones incómodas o ronquido intenso, entonces se dejan de presentar el número de períodos MOR requeridos y al día siguiente la somnolencia será notoria, siendo que, a menos períodos MOR presentados será más la somnolencia hasta llegar a ser peligrosa con la producción, de accidentes de tráfico por poner un ejemplo.

En resumen, el sueño es la adaptación fisiológica de muchos seres vivos a la rotación de la tierra, es el tiempo en que descansa el cerebro, intestino, músculos, etc. Y puede ser influenciado para bien o para mal con estímulos externos pero también internos.

Cuando una persona duerme mal lo más fácil es tomar somníferos como primera solución sin evaluar primero cuáles pueden ser las causas del mal sueño. Por ejemplo si uno come chocolate o café durante la tarde o noche y duerme mal, primero hay que evitar estos alimentos, así como los refrescos de cola (también se dice que las manzanas).


Otro motivo de dormir mal por la noche, es el dormir siesta durante el día o el hacer ejercicio intenso antes de dormir.

La ansiedad es otra causa para dormir de manera fragmentada. En nuestra cultura la principal causa son los problemas económicos, pero cualquier motivo que preocupe puede afectar el sueño. Lo ideal es resolverlos, pero si es imposible, llevar una disciplina de dormir a las mismas horas, no dormir siesta, tener suficiente actividad diaria para llegar a la cama cansado, no tomar bebidas alcohólicas o con cafeína, no tener actividades que quiten el sueño como ver televisión (para algunos) pueden ser medidas que mitiguen y muchas veces resuelven el insomnio.

Finalmente, el ronquido puede ser una condición que afecte la calidad del sueño y de la respiración, cuando el ronquido es más severo provocando períodos de apnea. Eso disminuye la oxigenación de la sangre y para esto, es necesaria la intervención de un neumólogo ya que en casos extremos, puede ser grave y afectar al organismo en su totalidad.

“Porque respiro, existo”

Entradas Recientes

Ver todo