Buscar

Las gripas y los niños prematuros




Los resfriados y las gripas, que pueden ser molestos o no, en niños mayores, en recién nacidos y sobre todo en prematuros pueden preceder enfermedades más serias.


Los papás de estos niños saben que una gripa común, puede llevar a sus hijos al hospital, y por eso se preocupan, no sin razón, cuando aparecen los primeros síntomas.


Suceden varios eventos que pueden poner en aprietos a estos pequeños, uno de ellos es que el ser humano sólo puede respirar por la nariz durante los primeros 6 meses de vida.


Pero volviendo a que sólo pueden respirar por la nariz, cualquier secreción que la tape, como en las rinofaringitis o “gripas”, puede dificultar la respiración pulmonar.


Si los recién nacidos a término tardan alrededor de 6 meses para poder usar la boca para respirar, los prematuros tardarán, además de esos 6 meses, los meses que se adelantaron en nacer temprano. Por lo que, pueden aumentar su esfuerzo por respirar para romper este obstáculo nasal.


Es necesario tratar de aspirar la nariz de esa secreción con una pequeña bombilla de succión, las veces que sea necesario ya que hay que recordar que sólo por la nariz respiran.


Existen además sustancias que producen vasoconstricción que pueden aumentar el tamaño de los conductos al disminuir el tamaño de los vasos sanguíneos nasales y podrían además disminuir la secreción.


Manteniendo sin secreción las narinas, el bebé también puede comer ya que si tiene problema entre comer y respirar, el bebé prefiere lógicamente respirar.


En todo caso, si su bebé se ve desesperado por respirar debe ser llevado a un pediatra o neumólogo pediatra de inmediato.


El segundo evento que puede suceder, es que unos bronquios previamente inflamados (lo que es frecuente en prematuros) presenten broncoespasmo con lo que al bebé puede empezar a silbarle el pecho y aparecer dificultad para respirar.

Esto requiere de acudir a un servicio de urgencias.


Los bebés de menos de 6 meses de edad y más los prematuros, pueden agotarse más rápido. En estos servicios frecuentemente se usan nebulizaciones para dilatar o abrir los bronquios para poder seguir respirando con normalidad.

Un buen tratamiento antiinflamatorio de bronquios puede disminuir o aún hacer desaparecer estos eventos desencadenados frecuentemente por gripas.


Otras complicaciones de gripas como neumonías suelen manifestarse por fiebre durante varios días y darle apariencia al bebé de muy enfermo, inactivo y perder reactividad a lo que lo rodea. En general, entre más pequeño y menos edad tenga su hijo, mas pronto debe ser llevado al médico, sobre todo si:


– La fiebre no cede con la medicación para la temperatura


– Aparece coloración azulada de labios y uñas


– Muestre poca reactividad a estímulos habituales


– Se esfuerce al respirar (o se le noten más sus costillas al hacerlo)


– Muestre algún período de apnea o respiración irregular


Recuerde el verso:


“Ante la duda, mejor acuda”


“Porque respiro, existo”



Entradas Recientes

Ver todo